Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina
Ricardo Lorenzetti

29 August 2011

Ricardo Lorenzetti presenta su libro “Derechos humanos: justicia y reparación”

Derechos Humanos Justicia y Reparación
Se trata de una obra en la que el presidente de la Corte Suprema sostiene: la defensa de los juicios de “lesa humanidad”, basados en la justicia y el debido proceso, afirmando claramente que no hay marcha atrás porque forman parte del contrato social de los argentinos; la educación, para que en el futuro no se repita la tragedia; concepto que se extiende a todo tipo de totalitarismos y discriminación contra el género humano; y la memoria como método para el reforzamiento del estado de derecho.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, presentará el próximo 27 de setiembre a las 18, en el Aula Magna de la Facultad de Derecho (Figueroa Alcorta 2263) de la Universidad de Buenos Aires el libro “Derechos humanos: justicia y reparación”.

Se trata de una obra que refleja el compromiso institucional del Poder Judicial para la realización de los juicios por delitos de lesa humanidad. En ese marco, el libro detalla el camino que ha venido siguiendo la justicia argentina para llevar adelante esos procesos.

Asimismo, se explican los avances jurídicos del concepto “lesa humanidad”, y se repasan las sentencias en que se apoyan la imprescriptibilidad de ese tipo de delitos y la inconstitucionalidad de las leyes de amnistía y de los indultos.

La obra contiene además una síntesis de los principales casos, ordenados en función de la jurisdicción de las cámaras federales, y presenta un panorama completo de cada uno de ellos que ejemplifica la magnitud y extensión de lo actuado en el Poder Judicial.
En el libro se sostiene que no se trata sólo de juzgar el pasado, sino de fundar las bases del futuro, “para que nuestros hijos y nietos puedan disentir libremente en una sociedad democrática, sin que el Estado los persiga, los torture o los haga desaparecer”. Por eso es necesaria la educación, la difusión cultural, y la conductas ejemplares para que todo totalitarismo, toda discriminación,cualquiera sea su entidad, no encuentre cabida en una sociedad que aprenda a ser intolerante con lo intolerable.

En ese sentido se pone de relieve que “la importancia de esos procesos no radica sólo en el castigo de los responsables, sino también en su legado para el futuro. La garantía de que no habrá ni ley ni perdón de índole alguna para aquellos que cometen actos de persecución política y de que, tarde o temprano, quienes perpetran crímenes aberrantes serán sometidos a juicio, constituye un fuerte incentivo institucional que ayuda a prevenir el terrorismo de Estado”.

Asimismo se resalta que “los juicios de lesa humanidad forman parte del contrato social de los argentinos y constituyen una decisión colectiva, un consenso que va más allá de cada dirigente, que no tiene dueño y que, como dijimos antes, nadie puede ya impedir”.
El coautor del libro es el Dr. Alfredo Kraut, titular de la Secretaría General y de Gestión de la Corte Suprema, y quien además tiene a su cargo la Unidad de Superintendencia para Delitos de Lesa Humanidad.En tanto, el prólogo de la obra pertenece al juez español Baltasar Garzón.

El contenido del libro

El Capítulo 1, se refiere específicamente a los delitos de lesa humanidad, sus antecedentes, los fundamentos de la excepcionalidad de esta figura, la afectación de garantías del derecho penal, elementos generales y conductas específicas y principios internacionales.
El Capítulo 2, desarrolla un repaso histórico sobre lo ocurrido durante el denominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-83), el retorno de la democracia, el juicio a las Juntas Militares, las leyes de “Punto Final” y “Obediencia Debida”, los indultos y los crímenes excluidos.
El Capítulo 3, hace referencia a los juicios por sustracción de menores, el derecho de las víctimas al acceso a la verdad, las reparaciones, la presión internacional, los juicios in absentia y la inconstitucionalidad de los indultos.
El Capítulo 4, alude a los fallos trascendentes que emitió la Corte Suprema de Justicia de la Nación: “Arancibia Clavel”, sobre la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad; “Simón”, sobre la inconstitucionalidad de las leyes de “Punto Final” y “Obediencia debida”; “Mazzeo” sobre la inconstitucionalidad de los indultos.
El Capítulo 5, presenta algunos casos relevantes en los que intervinieron jueces federales.
El Capítulo 6, se centra en las medidas que adoptó la Corte para promover los juicios, la creación de la Unidad de Superintendencia para Delitos de Lesa Humanidad, la difusión de información a través del Centro de Información Judicial, la descripción de casos por jurisdicciones federales y un detalle pormenorizado de las denominadas megacausas.

15 July 2011

Lorenzetti presentó Expoterra en las IV Jornadas Internacionales de Derecho Ambiental


Ricardo Lorenzetti presentó Expoterra en las IV Jornadas Internacionales de Derecho Ambiental en Puerto Iguazú, Misiones. Julio de 2011.

10 June 2011

Libros publicados recientemente en Brasil, España, México, Perú y Colombia

Brasil
Revista Dos Tribunais

Teoria da Decisão Judicial - 2ªEd.

Teoria da Decisão Judicial - 2ªEd.

Fundamentos do Direito Teoria Geral da Responsabilidade Civil
Autor: Ricardo Luís Lorenzetti

Teoria Geral do Direito Ambiental

Teoria Geral do Direito Ambiental

Autor: Ricardo Luís Lorenzetti
Tradutor: Fernanda Nunes Barbosa

Fundamentos do Direito Privado

Fundamentos do Direito Privado

Autor: Ricardo Luís Lorenzetti

Comércio Eletrônico. Autor: Ricardo Luís Lorenzetti

Comércio Eletrônico. Autor: Ricardo Luís Lorenzetti

España

Aranzadi
Teoría del Derecho Ambiental
Diciembre 2010

México

Teoría de la Decisión judicial. Editorial Sista

Teoría de la Decisión judicial. Editorial Sista

Teoría del Derecho Ambiental

Teoría del Derecho Ambiental. Editorial Porrúa

Perú

Fundamentos de Derecho Privado“, Editorial Jurídica Grijley.
Responsabilidad Civil de los Médicos“, Editorial Jurídica Grijley.
Razonamiento Judicial“, con prólogo de Fernando de Trazeignies.

Colombia

Fundamentos del Derecho y Razonamiento Judicial

Fundamentos del Derecho y Razonamiento Judicial

Fundamentos de Derecho Privado“, Editorial Jurídica Grijley.

Razonamiento Judicial“, con prólogo de Fernando de Trazeignies.

“Comercio electrónico 3. Instituciones de Derecho Privado”, Dirección: Ricardo Luis Lorenzetti y Carlos Alberto Soto Coahuila.

“Comercio electrónico 3. Instituciones de Derecho Privado”, Dirección: Ricardo Luis Lorenzetti y Carlos Alberto Soto Coahuila.

Comercio electrónico 3. Instituciones de Derecho Privado“, Dirección: Ricardo Luis Lorenzetti y Carlos Alberto Soto Coahuila.

Teoría del Derecho Ambiental, Editorial Porrúa

Teoría del Derecho Ambiental, Editorial Porrúa

8 June 2011

Ricardo Lorenzetti, en la TV Pública

Visión 7, 07 de junio de 2011

Ricardo Lorenzetti, en América 24


Programa Con voz propia, 6 de junio de 2011

6 June 2011

Detrás de esta foto… conmovedoras historias de vida (Semanario Democracia, 6 de junio de 2011)

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, escuchó el reclamo de los alumnos y las maestras de la escuela de Lanús por la contaminación del Riachuelo. La causa judicial avanza e intervienen los gobiernos de Nación, Provincia y de Capital Federal. Los chicos del Riachuelo relatan su dramático presente. La contaminación provoca graves enfermedades. El drama que viven en sus casas y en sus escuelas. La maestra y los alumnos que le ganaron a la muerte. Por Andrés Klipphan

 

 

 

Hay imágenes imborrables. La del cuerpo sin vida de Ernesto “Che” Guevara en Bolivia. La del gol de Diego Armando Maradona “con la mano de Dios” a la escuadra inglesa en el mundial de fútbol México ‘86. La del joven que camina desnudo y sin rumbo por las devastadas calles de Puerto Príncipe, tomada por Cristóbal Manuel, el reportero gráfico del diario español El País, que acaba de ganar el premio Ortega y Gasset. Detrás de cada una de esas instantáneas hay una historia. Relatos conmovedores, fascinantes, tristísimos, o llenos de alegría, heroísmo y fantasía. Pero también hay historias que son un grito de esperanza. Una enseñanza para la comunidad. Un ejemplo a seguir. Un faro en el centro del embravecido océano. Un punto luminoso que se transforma en una esperanza de vida. Un horizonte. Una meta que salva vidas.

 

Esa es la historia detrás de la foto que hace una semana descubrí en el despacho de Ricardo Lorenzetti. La imagen es sencilla, pero de una contundencia conmovedora: el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación rodeado por trece alumnos y sus maestras de 6° B de la Escuela pública N° 72. El establecimiento está ubicado en el humilde barrio de Villa Jardín, en el partido bonaerense de Lanús. La mayoría de los niños, que en promedio tienen 11 años, viven, conviven, sobreviven, a la vera de la Cuenca Riachuelo Matanza, el río más contaminado del planeta.

 

¿Pero qué historias de vida se agazapan detrás de cada uno de esos niños que posan en el centro de uno de los tres poderes de la república? ¿Qué simboliza el escudo dibujado a mano y pintado con lápices de colores que prende de los guardapolvos blancos y que reza “Guardianes del Riachuelo”?

 

Alan, el de la foto

El miércoles 1° de junio a las 14.10 llegamos, junto al fotógrafo Rubén Paredes, a la escuela. Lo primero que se aprecia es un colorido mural dibujado y pintado por los alumnos y las docentes de plástica. Sobre la misma vereda, y compitiendo con la obra de arte, hay un fenomenal basural que desprende un fuerte olor.

 

La puerta está cerrada. Golpeamos, pero nadie escucha. Después de varios minutos, Alan, el niño entre rubio y pelirrojo de remera rayada y guardapolvo abierto, que en la foto está ubicado en el segundo lugar a la izquierda del juez Lorenzetti, se apiada de los visitantes. Con destreza junta los dos cables que tiempo atrás estaban conectados al timbre robado cuatro veces en dos meses.

 

Los alumnos, la directora Erlinda Besenyei y la docente Claudia Leguizamón, habían llegado hacía quince minutos de la audiencia que durante la mañana mantuvieron los integrantes de la Corte con los responsables de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar).

 

Los chicos presenciaron el momento en que el presidente de la Corte, en forma enfática, le pidió al titular del organismo, Juan José Mussi, “certezas para evitar que cambien los funcionarios y los gobiernos y todo siga igual en la Cuenca”.

 

El reto vino después de comprobarse que las obras para el saneamiento del Riachuelo, y la relocalización de las familias que viven a la orilla del mismo –entre ellas casi el sesenta por ciento de los alumnos que asistieron al encuentro–, “están muy atrasadas” y que “hace falta un fuerte control porque si no se controla no se hace nada”. Durante la audiencia, los funcionarios de Acumar reconocieron que a tres años de la orden de la Corte “aún quedan unas diez mil industrias sin controlar si siguen contaminando las aguas”.

 

Alan lucía orgulloso en su guardapolvo la firma que Martín Palermo había estampado a la altura de su corazón. El acontecimiento ocurrió durante la presentación de Expoterra, una iniciativa que cuenta con la voluntad de varios famosos, entre ellos el actor Pablo Echarri y el propio goleador xeneize, para lanzar una campaña de concientización para mejorar la calidad de vida del planeta y la relación que el ser humano mantiene con la naturaleza.

 

Pero ¿qué llevó a estos chicos de 11 años a transformarse en los paladines de una tarea que parece titánica e imposible?

 

La docente

Claudia Leguizamón, la maestra de los 22 alumnos que cursan 6° B, es la artífice de la conmovedora historia. Mientras recuerda el inicio de lo que ahora es una cruzada contra la contaminación de la cuenca y por que el fallo de la Corte se cumpla, llora. Y lo hará a lo largo de toda la entrevista.

 

-Claudia, ¿cómo nació el “proyecto Riachuelo” en esta escuela, y cómo terminaron estos chicos en la Corte realizando una especie de interpelación al propio Lorenzetti?

-Yo fui maestra de ellos en primero y segundo grado. Volví a tenerlos en quinto y ahora en sexto. El año pasado descubrí que habían sufrido un cambio de conducta muy grande. Eran muy intolerantes. Se subían a los bancos, se pegaban, se maltrataban. Me llamó mucho la atención el alto grado de violencia con el cual llegaban a la escuela. Entonces un día les dije: “Así no puedo dar más clases. Así ustedes no pueden aprender, ni yo enseñar”. Entonces les pedí por favor que me contaran las broncas que ellos tenían.

 

-¿Y qué le dijeron?

-No me contestaron nada. Les dije: “Bueno ahora me escriben en un papel sin nombre todo lo que les pasa, las broncas que tienen. Pongan todo”. Empezaron a escribir, y escribieron más de una hora. Nos teníamos que ir y seguían escribiendo. Me llevé los papeles, pero no aguanté a llegar a casa (vive en Villa del Parque) y empecé a leer en el colectivo.

 

-¿Cuáles eran las broncas que tenían los chicos? –pregunté.

(La maestra rompe en llanto): -Varios de ellos me contaron que tenían a sus hermanitos muy enfermos de los pulmones por culpa de la contaminación del Riachuelo. Uno me decía que su hermano estaba muy mal porque se drogaba con paco. Que querían una vivienda digna. Que querían agua potable. Que tomaban agua de una zanja. Hoy, 1° de junio de 2011, aún toman agua de una zanja podrida como el caballo que su papá usa para juntar cartones. Es terrible.

 

-Y claro, con esos dramas, cómo no van a llegar a la escuela con problemas de conducta…

-Eso me llevó a hacerme un replanteo muy grande. Hablé con los chicos y buscamos una forma para que también ellos pudieran replantear su realidad y ver dónde estamos parados. Fue así que comenzamos a salir al barrio a hacernos preguntas: ¿Qué pasa en nuestro barrio? ¿Por qué hay tantos problemas de salud? ¿Por qué nos enfermamos y se enferman nuestros hermanitos? ¿Por qué hay tantos problemas de violencia en la escuela? ¿Por qué estamos rodeados de basura? ¿Por qué? Después de varios minutos de interrupción porque Miriam Marín, la mamá de Luis, ingresa al aula para retirar a su hijo (ver aparte), la maestra relata la experiencia de haber recorrido varias veces con sus alumnos las pestilentes calles que rodean a la escuela, ubicada a 250 metros del Riachuelo. “Ver la realidad, que ellos mismo no podían reconocer porque nacieron en este lugar, en este barrio y porque vivieron desde el primer día de sus vidas en las márgenes del Riachuelo contaminado, nos posibilitó hacer esta tarea, este estudio, este trabajo educativo que es relevar los problemas del barrio, los problemas con los cuales convivimos. Encuestar a los vecinos para establecer qué enfermedades tienen, marcar cada uno de los basurales, empezando por el que está frente a la escuela; ver todo lo que se ha publicado sobre el tema, saber quiénes están trabajando para solucionar este drama y ver qué podemos aportar nosotros para ayudar a salvar gente. A que no se mueran más chiquitos por culpa de la contaminación”.

 

-¿La contaminación del río mata?

-Mata a mucha gente, a muchos niños. Todavía hay algo que no me puedo perdonar –dice, y se seca las lágrimas con un pañuelo- Entre los papeles escritos por los chicos contando sus broncas, había una hoja en blanco. Cuando llegué a casa volví a mirarla y, como no decía nada, la tiré. Pasó el tiempo y ese chico seguía con muchísimos  problemas de conducta. Entonces llamé a la mamá y cuando empezamos a hablar ella me contó que tiempo atrás habían fallecido dos hermanitos de mi alumno. Habían muerto creo que de bronqueolitis. Esa hoja en blanco decía mucho, y yo no me di cuenta.

 

-¿Y qué vieron cuando salieron con la maestra a recorrer el barrio? -les pregunté a los chicos.

“Que en el barrio hay ratas gigantes. Las llamamos cuises de tan grandes que son. Las ratas entran a nuestras casas y a veces muerden a la gente. Las ratas están por todos lados, viven con nosotros”, dicen Alan, Luis y Cecilia.

 

La maestra y la directora Besenyei, que a esa altura se había incorporado a la conversación, me muestran el dibujo que sus alumnos hicieron en plástica. Es una rata enorme, musculosa, con los abdominales marcados y unos bíceps que serían la envidia de cualquier patovica. El poderoso roedor de larga cola lleva apretada contra su cuerpo a una mujer que, como víctima inocente –al igual que ellos– no puede hacer nada para liberarse del mal que le hace daño.

 

-¿Así, como a esa rata, ven su realidad los chicos? -pregunto a la docente.

-Claro. Y si no preguntale a ellos, desafía. “En el barrio vivimos rodeados de basura, sin agua, se corta la luz a cada rato. Las ratas son como animales gigantes que corren por los techos. Estas ratas dan miedo”, se anima a responder Agustín. Cecilia se adelanta y ayudada por su maestra dice: “Pero ahora salimos a limpiar, a levantar basura, a pintar de blanco los troncos de los árboles. Estudiamos la historia de la contaminación”. La maestra aprovecha el silencio de su alumna para contar que “estudiando la historia de la contaminación descubrimos que la Corte Suprema se estaba preocupando por nuestro problema. La Corte era algo que veíamos muy lejos. Pero igual nos animamos y pedimos una audiencia con el ministro Lorenzetti, un hombre que parecía muy comprometido con el tema. Y ante nuestra sorpresa, un día llamaron a la escuela, se interesaron por el proyecto y nos dieron una audiencia de 15 minutos”.

 

-¿Para qué querían ver al presidente de la Corte?

-La entrevista con el doctor Lorenzetti formaba parte del trabajo sobre la contaminación que el Riachuelo produce en el barrio y los efectos que causa. Queríamos saber dónde estábamos parados, yo como maestra y ellos como alumnos y chicos que viven junto al Riachuelo. Queríamos saber cuáles eran nuestros derechos. El ministro contestó todas las preguntas. Estábamos emocionados: estábamos hablando con alguien que parecía inalcanzable y al final nos quedamos una hora y media.

 

La directora Erlinda Basenyei asiente y asegura que la movilización de este puñado de estudiantes por cambiar el medio ambiente “es una forma de ver la realidad y buscar soluciones. Los chicos aprenden sobre su propia realidad. Y eso les permite transformar algunas situaciones”.

 

Al final de la entrevista con el presidente de la Corte, Lorenzetti aceptó sacarse varias fotos. Según las palabras del propio ministro, ese encuentro “fue uno de los momentos más conmovedores que viví desde que llegue al tribunal”.

 

-Claudia, ¿cuál fue la idea de este proyecto escolar?

-Que entre todos podamos hacer algo. Ellos son muy chiquitos para sufrir tanto. Ellos también son hijos de la patria. Quizás sea el momento de que sus derechos sean respetados. Ellos también tienen derechos y pueden reclamar, y eso es lo que les enseñamos en la escuela. Y la visita a la Corte sirvió para eso.

 

-Supongo que lo que viven estos chicos es una realidad dura.

-Es muy, muy duro, porque vos venís al otro día y te encontrás por ejemplo con María, que tiene esos problemas en la piel y que la mamá no tiene para comprarle las cremas y… (llora) y qué solución le puedo dar yo. A veces en la salita o en el hospital no hay dermatólogo.

 

María tiene 11 años. Es una niña de cabellos oscuros atados con una colita rosa, el mismo color que eligió para pintarse sus labios. La niña, de ojos azabache y voz dulce muestra la erupción cutánea que tiene en distintos puntos de su cuerpo. También relata que, a diferencia de sus compañeros, ella no vive en Villa Jardín, sino en un barrio más humilde aún, ubicado en la propia vera del Riachuelo y que se llama 10 de Enero. Está a unas 15 cuadras del colegio. Esa es la distancia que a diario camina, porque en su casa muchas veces no hay ni para el boleto.

 

-¿Y cuando llueve, cómo haces?

-No puedo venir porque se inunda todo y me pierdo de aprender.

 

Karen, una niña de ojos color ceniza, vive en el mismo lugar que María. “A veces vengo en colectivo, pero cuando llueve tampoco puedo llegar porque se me inunda la casa y hay mucho barro”. Karen tiene tres hermanos. No tiene padre y vive con su mamá, que las puede alimentar y enviar a la escuela gracias a los planes sociales que recibe.

 

Karen, junto a otros nueve de sus compañeros, fueron censados y forman parte del plan de reubicación ordenado por la Corte. Hasta el cierre de esta investigación, ninguno de ellos fue beneficiado con la medida, que avanza pero mucho más lento que las necesidades de los habitantes de estos lugares.

 

“Yo creo que si nos reubican, como dice la Corte, nos va a cambiar la vida. Vamos a vivir mejor”, dice María. “Yo no tengo mucha fe. No sé si vivir en otra casa me va a cambiar”, afirma Alan, el del guardapolvo firmado por Palermo.

 

“Yo sí tengo fe. Creo que la Corte y el doctor Lorenzetti están comprometidos con el tema. La vida de estos niños va a mejorar. Ellos se lo merecen. Yo estoy muy ilusionada con que los chicos puedan venir a la escuela todos los días, que tengan luz y agua potable”, insiste emocionada la maestra.

 

“Yo entiendo lo que dice Alan –aporta la directora de la escuela 72–; hay problemáticas sociales que no tienen que ver sólo con la vivienda. Son problemas que están instalados adentro de las casas. En algunos hogares hay problemas de drogadicción, de violencia doméstica, y eso no se modifica con una reubicación. Por supuesto que hay muchas familias muy ilusionadas con la posibilidad de tener una casa dentro del barrio que se está proyectando, pero no es todo”.

 

-¿Qué piensa usted de la iniciativa de la Corte Suprema?, le pregunto a la directora.

-A mí me emociona que los miembros de la Corte escuchen a los que no tienen voz, porque a estos chicos, a sus padres, no los atiende nadie. La prueba está frente a esta escuela. Acá tenemos un basural que no lo generamos nosotros, sino que son residuos generados a lo largo de dos cuadras de pasillos, un lugar donde no entran los recolectores, entonces la basura terminafrente a la escuela. Y nadie sale a reclamar por ese basural.

 

-Se lo pregunto a las dos: este proyecto, el de la Corte, el de la escuela, ¿salva vidas?

Las dos asienten con la cabeza, pero es la maestra Claudia la que llama a los 17 chicos que están en el aula y pregunta: “Chicos, lo que está haciendo la Corte para que limpien el Riachuelo, ¿va a salvar vidas?”. La respuesta estalla como un trueno. Todos grita al mismo tiempo: “¡¡¡SIIIIII!!!”

-Chicos, ¿por qué estamos trabajando?, vuelve a interrogar la docente. Y otra vez la contestación es unánime: “Para salvar vidas”.

“Ellos lo tienen muy claro, hay muertes que se pueden evitar, hay problemas que se pueden resolver”, sintetiza la maestra de grado.

-La idea es que cada uno desde su lugar, desde la Corte, desde la escuela, trabajemos juntos para evitar más muertes, para salvar vidas. Para evitar las muertes que produce la contaminación de la cuenca, pero también la violencia y la drogadicción, que están muy instaladas en la sociedad, en estos barrios –aporta la directora Besenyei.

 

-¿Y cómo se hace?

-Desde que comenzamos a trabajar con la realidad de ellos, los chicos dejaron de pegarse, de agredirse, de ejercer violencia. Esto es porque generamos contenidos que les hacen ver su propia realidad. Aprenden sobre ellos mismos. En la escuela conseguimos que aprendan sobre sus familias y sobre los problemas del barrio. Para ellos eso tiene sentido. A esto lo llamamos aprendizaje significativo.

 

Una historia. Muchas historias. O quizás una pequeña gran historia detrás de una foto.

 

 

Nosotros queremos

Son alumnos de 6° grado, nada más ni nada menos, pero por momentos se parecen a los jóvenes españoles movilizados e “indignados” que proponen, sin violencia pero con firmeza, cambios profundos a los políticos de ese país europeo. Esa fue la imagen que presentaron cuando varios de ellos tomaron tizas blancas para escribir sobre el pizarrón lo que quieren, sus exigencias de vida. Un reclamo silencioso hacia las autoridades.

Lo que sigue fueron las frases textuales que estos estudiantes grabaron desde el corazón:

“Queremos vida”

“Riachuelo limpio”

“Arreglar el barrio”

“Saquen los basureros”

“Queremos remedios”

“Queremos sala de reanimación”

“Queremos medio ambiente sano”

“Queremos sala de oxigenoterapia”

“Queremos que se cumpla el fallo de la Corte”

Lo firman: “Los guardianes de la Cuenca Matanza Riachuelo”.

 

 

“Mi hijo encontró sentido para su vida”

Miriam Marín irrumpe en el aula en medio de la entrevista. Minutos antes le había preguntado a la maestra Claudia Leguizamón y a la directora de la Escuela 72, Erlinda Besenyei, cómo habían tomado los padres de los alumnos de 6° B la iniciativa de que sus hijos se transformen en los “Guardianes del Riachuelo”. Miriam entró a la sala con dos niñas pequeñas a las que había retirado del jardín de infantes. Venía a retirar a Luis, uno de los alumnos que ese día asistió a la audiencia en la Corte.

 

La mujer tiene apenas 26 años, y ocho hijos. El mayor tiene 12 años y cursa séptimo grado en la misma escuela. El menor es un bebé de nueve meses. Las docentes le trasladaron a ella la pregunta de “Democracia”. La respuesta fue clara y contundente: “Mi hijo Luis está muy contento con el proyecto del Riachuelo. El creía que este trabajo no se iba a poder hacer. Para el barrio fue muy bueno, pero costó mucho para que le creamos a la maestra. Pero ella buscó la manera para que la apoyemos. Este fue un gran logro: en este barrio los chicos de nueve y diez años andan destruidos en la calle por culpa de la droga, del paco, andan robando; a algunos los mata la policía. Para mis hijos no quiero un futuro así, y yo sé que con este proyecto a Luis no le va a pasar eso. Con este trabajo que lo moviliza tanto él encontró un sentido para su vida. Se emocionó cuando lo vio al doctor Lorenzetti; para Luis fue muy valioso que una persona tan importante, y que ve en los diarios y en la televisión, lo escuchara. Este proyecto le salva la vida a los chicos; mi hijo era un chico muy violento, pero gracias a la maestra, a la directora, al gabinete de la escuela y a la Corte que los está escuchando, cambió mucho. Es un chico mejor”.

 

27 May 2011

Lorenzetti disertará sobre la problemática ambiental en la presentación de Expoterra

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación hablará el 31 de mayo a las 18:30 en un acto que tendrá lugar en el Hotel Hilton Buenos Aires.

Con la presencia del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, doctor Ricardo Lorenzetti, y otras personalidades comprometidas con el cuidado del ambiente, se presentará el 31 de mayo a las 18:30, en el hotel Hilton Buenos Aires, el proyecto Expoterra.

El proyecto se propone crear conciencia sobre la protección del ambiente, promoviendo un desarrollo económico sustentable y convocando a reflexionar sobre lo que, se considera, es el más importante desafío de la humanidad.

Todos somos conscientes de que hay una crisis ambiental: el clima está cambiando, la variedad de especies disminuye, los ríos y los mares están contaminados, no hay suficiente agua potable para todos los humanos y la naturaleza nos muestra sus límites.

Todos nos asustamos por las consecuencias de este estado de cosas: hay cada vez más inundaciones, tsunamis, tormentas de gran potencial, retroceden los glaciares, hay incendios.

Por primera vez en la historia de la humanidad nos enfrentamos a un desafío que nos involucra a todos, sin distinción de razas, geografías, niveles de riqueza o de ilustración: si continuamos por el camino que transitamos actualmente, habrá una catástrofe ambiental.

Las respuestas hasta ahora han sido basadas en la indiferencia irresponsable o en la irracionalidad del temor, pero sin cambiar las causas, todo lo cual conduce, inevitablemente, a conflictos cada vez más agudos e irresolubles.

Debemos pensar que el problema ambiental está relacionado íntimamente con la cultura, es decir, con el modo en que nos relacionamos con el mundo que nos rodea. Si nuestra convicción es que la satisfacción del consumo debe hacerse a cualquier precio, nada cambiará; por el contrario, si mudamos esta visión antropocéntrica hacia una percepción más geocéntrica, se abrirá una vía superadora del desencuentro dramático que hoy nos agobia.

El propósito de Expoterra es iluminar nuestras mentes para entender que, respetando nuestro entorno, podemos también satisfacer nuestras necesidades y vivir más plenamente. Es un proyecto para promover un debate, desde las diversas perspectivas (sociopolítica, económica, filosófico-cultural, científico-tecnológica, ética, artística y espiritual), con el fin de educar y concientizar sobre la complejidad y riqueza de la vida y nuestras obligaciones para con su salvaguarda.

Sostenibilidad, vida, belleza, saber, amor y paz serán los conceptos a la base de todas las actividades de Expoterra.

Se invitará a todos a reflexionar, a partir de variables productivas e institucionales (rol de organismos de control del Estado, legislaciones, acción del Poder Judicial, incluyendo la participación y aporte de las Organizaciones No Gubernamentales), sobre el planeta que les dejaremos a las generaciones venideras.

Expoterra no se limitará a la formulación de diagnósticos. Se plantea avanzar en la descripción de lo que se está haciendo para preservar el ecosistema y las acciones concretas destinadas a generar procesos productivos limpios en el futuro. Apunta, además, a trabajar para obtener la armonización de la legislación existente.

En este contexto, impulsará debates sobre ética ambiental, desarrollo sostenible, herramientas tecnológicas y gestión ambiental y Estado.

Expoterra promoverá, entre otras acciones, la participación tanto del Estado como del sector privado y las ONGs dedicadas al cuidado del medio ambiente en la difusión de acciones de gestión, ideas, propuestas, productos y servicios.

Nuestro objetivo es que personas, de todas las edades, puedan asistir, tomar conciencia, y sentirse activamente responsables en nuestro modo de interrelación con la naturaleza.

Nuestra actitud no está basada en el pesimismo, sino en la convicción de que un cambio en la cultura cambiará modos de vida, haciéndolos más compatibles con el entorno.

Expoterra es importante para nuestro país, porque revelará el potencial de riqueza que tenemos para una nueva era en la que el desarrollo se basará en los recursos ambientales.

Expoterra será relevante para la cultura y la educación porque será un ámbito en el que, anualmente, se reflexionará sobre nuestra relación con la madre-tierra.

Expoterra será una pieza clave para la economía, porque permitirá exhibir el potencial de la producción y el consumo sustentables.

Expoterra será, además, una obligación para nuestra generación, porque debemos ser conscientes de que, si no actuamos ahora, nuestros hijos y nuestros nietos nos recriminarán en el futuro por nuestro silencio.

1 May 2011

Mensaje de Ricardo Lorenzetti

Quiero compartir con todos ustedes la emoción que he sentido al asistir a la ceremonia de beatificación de Juan Pablo II. Más allá de lo que cada uno piense, sienta o crea, estos actos nos reconcilian con lo mejor del alma humana, porque existía una tremenda energía encaminada hacia la paz. Fue impactante ver a peregrinos de todos los países del mundo y mucho más cuando advertimos algunas banderas argentinas flameando en la multitud. Aquellos que padecen la desesperanza, o la exclusión, los que son discriminados, los vulnerables, los que más necesitan, pueden tener una esperanza de que el mensaje de Juan Pablo II sea interpretado en un sentido amplio, porque la paz, la justicia y la armonía para vivir constituyen un derecho que tienen los ciudadanos de todo el globo, vivan donde vivan.

28 April 2011

Lorenzetti recibió a alumnos de una escuela ubicada en la zona del Riachuelo

zzzz1

El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, recibió a 17 alumnos de sexto grado y docentes de la escuela Nº 72  Pedro Medrano, ubicada en Villa Jardín, partido de Lanús.

La visita surgió a partir de una estrategia pedagógica diseñada por las maestras de la escuela, a raiz de la problemática que genera la contaminación de la cuenca Matanza Riachuelo.

En este sentido, las docentes explcaron que los niños estaban muy dolidos y afectados por la muerte de dos menores del barrio y por el entorno social ambiental que implica vivir a cuatro cuadras del Riachuelo.

A partir de esta problemática, los docentes de la escuela diseñaron una estrategia pedagógica, que incluyó la participación en la última audiencia pública por el Riachuelo, una visita a la Corte Suprema y finalizará el 5 de junio con una feria de ciencias.

La visita a la Corte Suprema se concretó este miércoles, y los 17 alumnos con sus docentes fueron recibidos por el presidente del Máximo Tribunal, Ricardo Lorenzetti.

Los alumnos entregaron a Lorenzetti una tarjeta de agradecimiento donde afirman: “Como institución y también en lo personal queremos expresarle nuestro profundo agradecimiento por habernos recibido este tiempo pedagógicamente valioso para dar un significado especial al aprendizaje de nuestros niños, profundamente convencidos que reflexionar y trabajar sobre la propia realiza es el primer paso para imaginar y concebir acciones transformadoras”.

También le entregaron al presidente de la Corte un distintivo de “Los Guardianes de la Cuenca Matanza Riachuelo” y una tarjeta de agradecimiento para cada ministro del Máximo Tribunal.

Finalmente, y tras el encuentro, los alumnos y docentes aseguraron que fue “una hermosa experiencia” y que “fue un sueño hecho realidad”.

zzz2

zzz3

9 March 2011

La comisión para la reforma del Código Civil convoca a presentar propuestas y sugerencias

Se trata del proyecto de ley para reformar y unificar los códigos Civil Y Comercial. Buscan dar la más amplia participación durante el proceso de elaboración de la propuesta. Las recomendaciones podrán enviarse hasta el próximo 10 de mayo.

La comisión para la reforma del Código Civil convoca a presentar propuestas y sugerencias

El decreto presidencial 191 del 23 de febrero de 2011 creó la “Comisión para la elaboración del Proyecto de ley de reforma, actualización y unificación de los Códigos Civil y Comercial de la Nación”.

Su cometido es preparar un proyecto de ley de reforma, actualización y unificación del Código Civil y del Código de Comercio de la Nación en un plazo de 365 días.

El trabajo de la Comisión tomará en cuenta la experiencia previa sintetizada en los distintos proyectos mencionados en los fundamentos del decreto, los trabajos de doctrina realizados en relación a ellos, la jurisprudencia, la reforma constitucional de 1994, los tratados de derechos humanos y los modelos existentes en la región, a los fines de elaborar un proyecto de unificación de los códigos referidos.

Es intención de la Comisión dar la más amplia participación durante el proceso de elaboración del proyecto, con la finalidad de reflejar el más elevado grado de consenso posible.

Para concretar este propósito la Comisión de Reforma invita a enviar las sugerencias que se consideren convenientes.

En virtud de la amplitud de la labor encomendada, se ruega que la propuesta sea concreta y sintéticamente fundada, pudiendo referirse a cualquier área de reformas en ambos códigos y la legislación especial relacionada con ellos.

En razón del plazo que debe cumplir la Comisión nos vemos obligados a fijar la fecha del 10 de mayo como límite para la recepción de las mismas, las que podrán ser enviadas por mail a la dirección comisiondereformas@gmail.com.

Ricardo Luis LORENZETTI (Presidente) – Elena HIGHTON de NOLASCO – Aída KEMELMAJER de CARLUCCI